Testimonios

Nereida Diaz

Estudiante de Derecho

Mi nombre es Nereida Diaz Campello, tengo 29 años de edad y ahora mismo me encuentro cursando segundo de Derecho por la UNED. acudí a mi coah Toby Govan con el fin de ordenar un poco mi proyecto de vida, y no podría estar más satisfecha por haber dado ese paso. Después de haber pasado por un proceso de difíciles decisiones como dejar el trabajo, estudiar y vivir en un sitio nuevo, con lo que conllevan este tipo de cambios radicales, mi coah, me ayudo a creer en lo que había hecho, en lo que había decidido, creando un objetivo y dándole forma a los pasos que había dado. Desgranamos toda información con el fin de crear metas y no perder el objetivo, creando unos hábitos y actitudes positivas. La decisión de ponerme en manos de Toby Govan llegó por una recomendación, la cual agradezco muchisimo. Toby, desde la primera sesión me transmitió una dosis de energía para llevar a cabo ese proyecto, me contagió de pasión, vitalidad, fuerza y sobre todo en mi caso de seguridad. En conclusión una actitud y aptitud excelente. Pienso que emprender esta aventura ha sido de las mejores decisiones que he tomado. El cambio que ha dado mi vida ha sido francamente satisfactorio. Por ello creo que todo el mundo tendría que dar un paso y sumergirse en esta experiencia.

Lo que dicen mis clientes

Damián Benigno

Monitor de actividades dirigidas

Comencé las sesiones de coaching sin tener claro que es lo que me iba a encontrar pero con mucho interés y curiosidad. Así que sin ningún tipo de expectativa tenía pensado absorber todo lo que me pudiera ser de provecho. Las primeras sesiones me sorprendieron enormemente, ya que, a pesar de focalizar la atención hacia el aspecto laboral, me di cuenta que el resto de cosas como mi pasado y mis experiencias pasadas o mi rutina fuera del trabajo condicionaba mucho mi trayectoria laboral.
Lee testimonio completo

Anónimo

Consultor de Empresas

Hace ya algunos meses que Toby es mi coach en mi proceso de crecimiento tanto personal como profesional. Desde el minuto cero mi vida ha cambiado abriéndose ante mi un nuevo universo que yo mismo desconocía, un universo lleno de “si puedos” y de “es posible”. Mis miedos ya no me asustan y mis medias botellas ya no están medio vacías sino que casi siempre están medio llenas. Pero lo mejor está por llegar por que este es un proceso imparable, que he comenzado hace algunos meses con Toby pero que afectará al resto de mi vida.

Daniel

Empresario Hostelero

Hace aproximadamente dos años empecé con las herramientas de coaching con Toby Govan . Me encontraba con mi autoestima muy baja para afrontar los problemas económicos y de trabajo. Al principio fue con poca fé, hasta que fui aplicando las herramientas y empezaron a venir los resultados,cada vez tenía más confianza en las herramientas de coaching, y gracias a la paciencia y al trabajo que realizo Toby Govan conmigo,tanto mi economía como mis negocios tuvieron resultados positivos . Además estoy muy contento por que he estudiado un curso de TRABAJO SOCIAL EN DROGODEPENDENCIA, del que tendré el examen el próximo día 15 de Enero y creo que voy hacerlo bien. GRACIAS TOBY GOVAN POR TODO, UN FUERTE ABRAZO!!

Artista anónimo y Empresario

“Una cosa es permitir entrar a alguien y otra muy distinta dejar que el otro te invada: ser el otro” No sé cómo permití que me volviese a suceder…parece ser que las personas no podemos escapar de quiénes somos, ni de a qué tipo de personas les parecemos atractivas, accesibles…. Abro la puerta, despacito, pero sin demasiada premura, tal es mi costumbre, dejo entrar…parece que esta vez merece la pena y encuentro un lugar amable, lleno de empatía, de camaradería, de cosas en común, de posibilidades…así que dejo entrar con todo el armamento. Al mismo tiempo yo también soy invitado a entrar hasta su cocina, aunque mi forma de ser me advierta entrar con más cautela…-menos mal-y es entonces cuando empiezan a suceder cosas. Confundo que me invada de sus problemas con que me está abriendo el corazón, permito que las cosas buenas que compartimos hagan que todo el paquete merezca la pena mientras casi conscientemente le permito construir un muro fuerte, atractivo al principio alrededor de mi vida, de mi mundo….que ahora empieza a ser el suyo propio…pero de repente voy notando como esa pared ahoga mi cuello…primero con guante de seda, luego con cuerda de crin… y ahí empiezan mis pilotos a emitir la luz de alarma…me estoy asfixiando. Su dolor comienza a ser mi dolor, su criterio El criterio, sus ideas Las ideas, me confunde me cuestiona, me mediatiza, me hace dejar de dormir…replantearme cada decisión, analizar si tiene razón en cada problema que genera y al que hábilmente sabe darle la vuelta en contra mío… me cuestiona en cada relación que emprendo, destruye cada atisbo de ilusión, desdibuja las cosas bonitas que los demás quieren dibujar para mí…los hace trizas, los ensucia a mis ojos….crea fantasmas increíbles….y esos fantasmas a menudo se tornan reales ante mis ojos. Es tal su maniobra de control hacia mi persona que llego a funcionar como un adicto que necesita la dosis de su perdón…vuelvo a ser un adolescente inseguro queriendo ser aceptado, buscando la aprobación constante, Y llega un buen día en que de repente encuentro una mentira. Una mentira pequeña que para mí lo dice todo, me hace despertar, ponerme alerta… empiezo entonces a dar pasitos de retroceso, sin que lo note al principio, para no hacerle daño, hasta que mi propia manera de estar alerta lo alerta y entonces el acoso y derribo, la forma de llamar mi atención hacia su desesperación es tal que empieza a machacarme, sus miradas ya no son de admiración sino de un rencor infundado y una ira que ni entiendo ni se gestionar. Es entonces cuando pido tu ayuda… y eso fue hace 10 meses. Han sido 10 meses duros, llenos de dolor, de trabajo a veces non-grato, llenos de verdades a las que enfrentarse aprendiendo a manejar las miradas y palabras de una persona a la que finalmente descubro enferma, un náufrago que bracea hasta agotarse en el mar de su soledad mientras pide a gritos que yo lo salve nuevamente, que no le permita hundirse que vuelva a poner mi cabeza con todo lo que he conseguido como tabla a su servicio. Esta vez no. El corazón avisa: ponte a salvo. La mente avisa: tienes que empezar a poder dormir bien. El espejo grita: pareces mayor, no eres tú….te estás olvidando de quién eras…. Diez meses después y ahora soy sólo yo: GRACIAS TOBY. YO-YO y YO.

 

facebook like buttontwitter follow buttonChange Language